Seguidores

miércoles, 25 de marzo de 2009

Huelva versus Sevilla


Si, es cierto, una parte de la provincia de Huelva mira hacia Huelva y otra parte de la provincia de Huelva, mira hacia Sevilla, y es algo que todos sabemos, pero nunca habia pensado por qué, nuestro particular historiador Antonio Prieto, nos envia una información que explica la situación


HUELVA CAPITAL


Siempre me ha llamado la atención el escaso sentimiento de provincia que tenemos en Huelva. La sierra ha tenido hasta hace poco tiempo más relación con Sevilla que con Huelva capital, motivado por las malas comunicaciones que han existido hasta hace relativamente poco tiempo. El Condado visita más Sevilla que Huelva. La costa, Ayamonte, Cartaya, siempre anda metido en rivalidades con la capital, teniendo un sentimiento muy arraigado de autosuficiencia.

Ahondando en la historia podemos encontrar explicaciones a estas situaciones y comprendiéndolas ponerles remedio.

Tras la época de la invasión musulmana ya depende Huelva de Sevilla, que es quien invade el reino de taifas de Saltés, por Al-Mutatid. Tras depender durante un tiempo de Niebla, pasa a formar parte de Sevilla. Después de la Reconquista cristiana, pasa a depender de la monarquía centralista, estando encuadrado dentro del reino de Sevilla, estando durante varios cientos de años dividido este reino según los mayorazgos y ocupando las actuales Cádiz y Huelva, siendo los nobles más importantes, que llegaron a dominar desde el Guadiana hasta Gibraltar, los Duques de Medina Sidonia, la familia de los Guzmanes, descendientes del héroe Guzmán El Bueno.

Hasta 1812, no se realiza la primera división moderna en provincias en la Constitución de la Pepa, si bien no llega a aplicarse debido a que Fernando VII, tras la expulsión de los franceses, la deroga.

En 1.822, se llega a nombrar cabeza de partido a Trigueros, si bien debido a las presiones de Ayamonte y Huelva, que entonces contaba con 6.000 habitantes, pasa a designarse a ésta desde Madrid, tras recapacitar el Gobierno.

Cuando muere Fernando VII, le sucede Isabel II, si bien es menor de edad y ocupa la regencia su madre Maria Cristina, que encarga al gobierno liberal, que tenía como ministro de Fomento a Cea Bermúdez, la división en provincias del Estado.

Javier de Burgos, en 1.833 emite un Real Decreto de división territorial de España en 48 provincias. En Andalucía se crean las ocho provincias existentes en la actualidad, nombrando a Huelva capital de provincia, no sin haber dudado entre ésta y Moguer para establecer la capitalidad.

También se contó con la dificultad planteada por Arroyomolinos de León, Cañaveral de León y Santa Olalla, que mantenían intereses comunes con Extremadura, así como pueblos como Hinojos, Manzanilla o Chucena, que miraban a Sevilla como mejor capital.

Rápidamente se crea la figura de los subdelegados de Fomento, que pasaron después a denominarse Gobernadores Civiles y posteriormente Delegados de Gobierno (aunque todavía haya quien no sepa que ya no existen los Gobernadores Civiles). El primero de ellos para Huelva, en 1.835, fue José Huet, integrando la provincia 75 municipios.

En 1.836 se dividen las provincias en partidos judiciales, creándose en Huelva, las cabezas de partido de Moguer, Huelva, El Cerro, La Palma y posteriormente Aracena, donde se ubicarían los juzgados de primera instancia e instrucción.

Conocer la historia no es querer volver atrás, sino saber el porqué de las cosas y encontrar las razones que las justifican, para desde ahí ver como se puede continuar avanzando en la integración de la provincia de todos los municipios mediante el aumento de las comunicaciones y creando cohesiones entre todos los pueblos de Huelva.

Para mi sorpresa ese día, el onubense de nacimiento, con padres onubenses, con esposa onubense, con hijo onubense, y que nunca había vivido en otro sitio que no fuera Huelva, estaba de acuerdo conmigo.

3 comentarios:

Mª Angeles dijo...

Bonita ,diferente y curiosa toma.
La historia guarda mucha informacion y esta esperando que alguien la analice.
Saludos.

ercanito dijo...

Los que somos de aquí podemos defender nuestra tierra a capa y espada, pero históricamente, la capital nunca estuvo a la altura de otras grandes ciudades, y aquí plasmas buena prueba, pues dicha capitalidad estuvo disputada!!, cosa impensable en otros tantos lugares.
Pero es nuestro orgullo, somos humildes y modestos, pero tenemos ante nosotros una riqueza natural con poco par.
Te lo dice un onubense orgulloso...
Pd.: más que interesante entrada.

teresa prieto dijo...

esee paco oee!

Gracias por visitar mis blogs