Seguidores

miércoles, 22 de abril de 2009

MUELLE DE RIO TINTO SOBRE EL RIO ODIEL



El título no dice nada así, pero si de decimos que en Huelva confluyen dos rios, El Tinto y el Odiel, pues ya el titulo nos puede confundir, para ello, nuestro colaborador e investigador incansable con la historia de Huelva, Antonio Prieto, nos explica la coincidencia:
Paseando durante el atardecer se observa la mejor puesta de sol que se pueda admirar en ningún lugar del mundo, desde el centro del río, sentado en un banco en la parte superior del puente, el sol, tan grande como toda Punta Umbría, se pone tras las salinas. Fue un paseo de tarde los dos matrimonios, Luis con su máquina de fotos en ristre junto a todos sus complementos, que más parece que va a cazar que a sacar instantáneas fotográficas.

Todo el mundo conoce este lugar como el Muelle del Tinto; pues bien, está sobre el Río Odiel.
Corrían tiempos de la Primera República, en 1.873, cuando pese a que los ingenieros jefes de las Minas de Riotinto aseguraban que en un año serían rentables, el Gobierno español vendió a Mathesson y Cía. la explotación de las minas a perpetuidad por 92.756.592.- pesetas; para los que no se criaron con ellas, algo más de 557.000 euros.
Este consorcio crea la Riotinto Company Limited, que explota las minas hasta tiempos muy cercanos a todos, aunque la época en la que más debemos a su presencia, para lo bueno y lo malo, es desde los finales del siglo XIX hasta los inicios del siglo XX.
Son ellos los que comienzan la construcción del ferrocarril desde Riotinto a Huelva donde se cargará el mineral para su exportación, llegando a hacer de las minas los primeros yacimientos de cobre y pirita del mundo. Dicho tren, pensado en principio para el mineral sirve también para el transporte de viajeros, durante casi 75 años.
Riotinto vive un gran esplendor y, pese a la desaparición del antiguo pueblo, “La Mina”, se crean otros centros de población como El Valle y Mesa de los Pinos, además del barrio de Bellavista, que serviría exclusivamente para residencia de los británicos y que se conserva prácticamente sin modificaciones.
En 1.880, influenciados por el doctor alemán Sundheim, comienzan a abrir casas sanatorios exclusivos para el uso de ciudadanos británicos sobre la colonia de pescadores existente entonces en Punta Umbría, siendo el comienzo de la consideración de esta ciudad como uno de los principales destinos turísticos en la actualidad.
Durante 1.888 y motivados por las calcinaciones de minerales al aire libre en las denominadas teleras, con sus emanaciones sulfurosas, tuvieron lugar las primeras manifestaciones medioambientales, que desembocaron en la conocida como “noche de los tiros”, donde fuerzas gubernamentales llamadas por el Gobernador Civil de Huelva, disparan contra la población, lo cual en su época fue silenciado para el resto de España.
En Huelva capital, en 1.892, inauguran el Hotel Colón, que durante más de medio siglo será la sede de la Compañía, donde residían los responsables más altos en la cadena de mando.
Durante la primera década del siglo XX se comienzan las obras del barrio Reina Victoria, para albergar a los obreros de la Compañía.
Se crea también el barrio de Corrales, en Aljaraque y se presiona para que se construya para transporte de viajeros con Sevilla la estación por MZA, hoy de RENFE.
Volviendo al muelle cargadero de mineral de la Riotinto Company LTD, se adentra en el Río Odiel unos 500 metros y está realizado con grandes vigas de madera y estructuras metálicas por los ingenieros Bruce y Thomas Gibson y fue finalizado en 1.875.
El ferrocarril llegó a mover 10.000 TN diarias de mineral, significando además un cambio en la capital y en la provincia tanto económica como poblacionalmente, con la llegada no solo de británicos, sino de trabajadores para las minas, de Portugal y de todos los rincones de España.
En el año 2.003, el muelle cargadero sobre el Odiel se declaraba por la Junta de Andalucía Bien de Interés Cultural, como monumento.
Durante el año 2.007 se reinauguró como zona de paseo respetando gran parte de su estado primitivo.
Qué día cambiamos el nombre del Muelle Cargadero de Mineral o Muelle de Riotinto por “Muelle del Tinto” lo desconozco pero demuestra nuevamente un renunciar a una historia digna de conocer y de transmitir a las generaciones siguientes, teniendo capítulos exclusivos no acaecidos en ningún otro lugar.

2 comentarios:

siempre el mar dijo...

Realmente fantásticos tus blog, este especialmente me atrapó, me ha gustado mucho la foto " la distancia".
Besos

Víctor Roblas dijo...

Muy buenas Paco, gracias por tus comentarios en mi blog, he esta disfrutando del tuyo y auqneue tienes grandes fotos, me quedo con como manejas los reflejos, son una preciosidad. Te seguiré de cerca. Un saludo.

Gracias por visitar mis blogs